TRASTORNOS DEL APRENDIZAJE

dificultades específicas de aprendizaje (DEA)

Los trastornos del aprendizaje (TA) son una causa muy frecuente de fracaso escolar. Son trastornos de base neurobiológica, normalmente con un componente genético que condicionan que un niño con un nivel de inteligencia normal, pese a recibir una educación adecuada, no consiga avanzar en la forma esperada. 

Los trastornos pueden afectar al lenguaje, al lenguaje escrito, al cálculo matemático, etc. A veces la dificultad está en la capacidad para prestar atención, concentrarse o aprender a organizar y planificar adecuadamente las tareas. Otras veces la afectación está en la conducta, dificultad en el control de impulsos y la actividad motriz, o en la destreza para la motricidad fina y la orientación en el espacio. Muchas de estas habilidades son las que pueden estar afectadas en los niños con distintos trastornos específicos de aprendizaje.

Los bajos logros académicos, sumados a la incomprensión y los juicios equivocados sobre la falta de esfuerzo y de pautas educativas familiares llevan a muchos de estos niños y jóvenes con TA a otros problemas emocionales, sumergiendo a los afectados en un círculo vicioso de difícil orientación y malas consecuencias a nivel personal y social.

El tratamiento de los TA tiene como objetivo que los niños puedan, a pesar de la dificultad en un área específica, adquirir los conocimientos fundamentales para conseguir la titulación escolar, incluso universitaria, en algunos casos.
La reeducación durante la Educación Primaria persigue mejorar la capacidad del niño para un determinado aprendizaje incidiendo en las funciones cerebrales deficitarias. En Educación Secundaria, la capacidad de modificación o de plasticidad cerebral es inferior y la reeducación se basa fundamentalmente en la adaptación al trastorno y la búsqueda de estrategias para compensar las dificultades.

De la detección y tratamiento precoz y de la adaptación escolar dependerá el pronóstico a medio-largo plazo. La flexibilidad de los curriculums educativos (planes de estudios individualizados), es imprescindible, al igual que la coordinación entre la escuela, la familia y los especialistas que llevan a cabo el diagnóstico y la reeducación.

Los TA afectan a muchos niños en edad escolar, la prevalencia se sitúa entre el 5 y 15% de la población en edad escolar. Persisten a lo largo de la vida y tienen una repercusión negativa en el progreso del niño durante toda la escolaridad. Las características de cada TA, sin embargo, se van modificando según el momento evolutivo y la edad del niño.

TIPOS DE DIFICULTADES DE APRENDIZAJE

Con dificultades en la lectura

DISLEXIA

La dislexia es un trastorno del neurodesarrollo que genera problemas en el aprendizaje y el uso del lenguaje, la lectura y la escritura, ya que se ven afectadas las áreas básicas del proceso fonológico y de decodificación de palabras aisladas. 
Existe una fuerte carga hereditaria; el 40% de los hermanos y entre un 30 y 50% de los progenitores de los niños disléxicos también presentaron el trastorno.
Como el resto de trastornos del aprendizaje, persiste a lo largo de toda la vida. La repercusión y sus manifestaciones irán cambiando a lo largo de los años, aunque pueden compensarse y permitir a la persona afectada una lectura precisa para poder llegar al conocimiento por medio del lenguaje escrito. 
La dislexia es el TA más frecuente y también el más estudiado. El 80% de los niños con TA padecen dislexia

Con dificultad matemática

DISCALCULIA

La discalculia es un TA que provoca en el niño dificultad para la adquisición de las habilidades matemáticas. Afecta a muchas de las actividades cotidianas, ya que las matemáticas son necesarias para la correcta interpretación de las escalas de tiempo (calendarios, horarios, partituras), direcciones (números de calles, latitud, longitud) el manejo de recursos monetarios y hasta para cocinar (seguir una receta con cantidades, tiempos de cocción, etc.).
Su afectación, en el niño, produce por un fracaso en la adquisición de las operaciones matemáticas básicas, muy por detrás del grupo de su misma edad. En la adolescencia, muchos afectados llegan a tener un aceptable uso de conceptos matemáticos sencillos. Sin embargo, la mayoría de ellos (95%) tendrán un rendimiento bajo en matemáticas en comparación con sus compañeros sanos y hasta el 50% tendrán una afectación severa.

Con dificultad en la expresión escrita

DISGRAFÍA

La disgrafía es trastorno que afecta al desarrollo y aprendizaje de la escritura, concretamente en la recuperación de la forma de las letras y las palabras. Estas deficiencias de tipo funcional afectan a la calidad de la escritura, en lo que concierne al trazado o a la grafía, por lo tanto, se hace patente cuando el niño realiza el trazado de los signos gráficos. Este trastorno empieza a manifestarse después de iniciarse el periodo de aprendizaje. Por ello, esta dificultad se hace evidente en aquellos alumnos que hayan superado los siete años de edad. 
Los síntomas más habituales son dificultades visuales espaciales, dificultades motoras finas, dificultades del procesamiento del lenguaje, dificultades para el deletreo y la escritura a mano, problemas de gramática y organización del lenguaje escrito. Esta dificultad se manifiesta, sobre todo, en la escritura libre, el dictado y la copia.

DISORTOGRAFÍA

La disortografía es un trastorno específico que solamente incluye errores en la escritura, sin necesidad de que estos se den también en la lectura (como sería el caso de la dislexia). Tampoco tiene porqué estar asociado a ningún problema de tipo grafomotor (disgrafía). 
Este trastorno implica una serie de errores sistemáticos y reiterados en la escritura y la ortografía clasificables en errores lingüístico-perceptivos, visoespaciales, visoauditivos, relacionados con el contenido y referidos a las reglas de ortografía, que en ocasiones hacen inteligibles los escritos. 

Otras dificultades

TRASTORNO DEL APRENDIZAJE NO VERBAL (TANV)

El trastorno del aprendizaje no verbal (TANV) se caracteriza por presentar una alteración en la percepción táctil y visual así como en la psicomotricidad (torpeza motora, mala coordinación) y por padecer dificultades para la adaptación al material o a las tareas novedosas. También presentan problemas para la atención táctil y visual y problemas en las conductas exploratorias así como afectación de la memoria táctil y visual, problemas para la formación de conceptos y en la capacidad de resolución de problemas.
Tiene una prevalencia desconocida, ya que existen escasísimos estudios epidemiológicos al respecto. El TANV es el menos conocido de los TA, debido a varias razones, entre las que se encuentran el hecho de que no exista una definición consensuada para el mismo y el que aún no sea reconocido como una entidad clínica propia desde algunos ámbitos.

TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN/HIPERACTIVIDAD (TDA/TDAH)

El TDAH no es un trastorno del aprendizaje. Lo citamos brevemente en este capítulo por su elevada prevalencia (3-8% de la población en edad escolar) y la repercusión en los aprendizajes escolares. 
El TDAH es un trastorno de origen neurobiológico. Los síntomas comienzan en la infancia y que se caracteriza por la presencia de un exceso de actividad motriz, impulsividad y defecto de atención. Las manifestaciones del TDAH están presentes durante sus primeros años de vida. En los niños con TDAH persisten los patrones de conducta propios de edades inferiores. El grado y la repercusión de la hiperactividad, la impulsividad y el déficit de atención condiciona que se considere o no que un niño padece el trastorno. 

TRASTORNO DEL DESARROLLO DEL LENGUAJE (TDL)

El TDL no es un trastorno del aprendizaje (Según el DSM-5 es un trastorno del neurodesarrollo dentro los trastornos de comunicación). Lo citamos brevemente en este capítulo por su elevada prevalencia (3-7% de la población en edad escolar) y la repercusión en los aprendizajes escolares.
El TDL consiste en una dificultad persistente, de diversa severidad, para el procesamiento del lenguaje, que no puede ser atribuida a retraso mental ni a déficits sensoriales o motóricos.  Es persistente, de severidad variable, y su causa reside en un malfuncionamiento de las áreas cerebrales implicadas en las funciones lingüísticas.
El nivel de competencia lingüística está muy por debajo del resto de capacidades del niño: cognitivas no lingüísticas, motrices y sensoriales.
Las evidencias científicas en el momento actual orientan hacia una base genética. 

 

Fuente:

Cuadernos FAROS-HSJD (Hospital Sant Joan de Deu) – El aprendizaje en la infancia y la adolescencia: Claves para evitar el fracaso escolar.

Dificultades de aprendizaje y trastornos del desarrollo – manual didáctico.  María José Fiuza Asorey y María Pilar Fernández Fernández (ediciones Pirámide; 2014)

Ir arriba